miércoles, 16 de octubre de 2013

Vivir para ser feliz




  Creo que él escribir sobre esto es escribir sobre mi experiencia, sobre algo que hoy está latente en mi vida. La sinceridad, la veracidad, la claridad. Nunca lo hubiera imaginado pero, es un bien preciado, tanto que lleva a la seguridad.

  ¿Cómo explicarlo? Un día piensas que la base de todo esta en hablar las cosas.

 Yo, persona mal pensada donde las haya. Mal pensada y mal sentida, porque, al fin y al cabo, una va de la mano de la otra. Eso de "piensa mal y acertarás" es un refrán que lleva a lo negativo, a la injusticia y acarrea más de un sentimiento negativo y te hace tener comportamientos insensibles.  Sí sumas a esto que siempre has de quedar bien en esta sociedad y que, por tu inseguridad y el querer caer bien, te envuelves en  pura hipocresía, en el mentir, la calumnia y el sonreír y reír por fuerza e inevitablemente sin tener ganas. El querer ni por un ápice y nada más lejos de la realidad mostrar como tu eres de verdad. Mételo en una cajita y...

  ...así era yo. Y además, cabezota.

  Pues como decía, me doy cuenta un día de que, para mi sorpresa, de un tiempo a esta parte he cambiado, he modificado ese mal comportamiento. Me he dado cuenta que sí sabes hablar, entender y dirigir a los demás hacia el bien; el buen hacer; el entendimiento. Sabes que vas a ganar tiempo, vida. Una sonrisa, un "contar hasta diez" y evitar discusiones improductivas llevan a un alargar el tiempo; ya que sí valoras el disfrutar, y lo haces el máximo de minutos al día, vives más y exprimes más el vivir. Pero, no os confundáis. Que no ha sido seguramente por hacer bien... Más bien por egoísmo "puro y duro", que no es más que el querer dejar el más bonito y aprovechado de los cadáveres...

  Y que conste que no lo voy a disfrutar a posteriori, pero aquí... Me ayudará a sobrellevar felizmente esta insólita Vida ( que por otro lado es la mía).

  Así que, vive, aprovecha al máximo lo que vas a hablar y decir en el día, ya que el orar y el buen orador es el que sabe escuchar y entender. Valorar y simpatizar. Creer y sobrevalorar. Sólo así podrás entender que, lo que te hablan los demás, tiene más valor, que lo que tú pudieras aportas y sólo así aprovecharas tu vida para absorber todo lo que seas capaz de aprender.

  Vivir para ser feliz.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada