jueves, 10 de abril de 2014

La primavera

  Ya ves, ya está aquí.  Es la primavera.

  Con sus luces y sus sombras.  No hay una estación tan llena de vida y a la vez tan desconcertante. Sus colores son pura explosión de luminosidad y la atmósfera está saturada; rebosa optimismo. Aunque a la vez provoca unos cambios de humor que rozan la desesperación.

  Hace unos días alguien me dijo que la tristeza es algo natural.  Me revelé. ¿Natural? ¿Hay algo más coherente que pensar que es sano estar alegre? ¿Acaso tengo que dar la razón y pensar que debemos estar tristes para alcanzar, no sé que curva, y subir después al estado "de felicidad"?

  Pues bien.  Así será, si lo dicen los expertos pero yo, sigo pensando que quien es optimista tiene un tesoro y quien es alegre una virtud. Que nada es blanco o negro aunque he de reconocer que yo me voy al extremo.  Pero, ¿no es mas bello pensar que se puede ser Feliz?

  Creo que si ves esta foto es el fiel reflejo de lo que quiero expresar. Luz al final del túnel.  No te fijes en la roca, en la oscuridad, fíjate en el árbol, en la vida, en la frondosidad.

  La primavera es compleja. Como nosotras. Pero todo el mundo la ve bella, aunque no siempre sea fácil de llevar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada