martes, 25 de junio de 2013

Se lo llevó la corriente



  Si pudiéramos trasladarnos siglos atrás.
  Si pudiéramos saber que fue la tierra que pisamos, quien la cuidó, quien la vivió, quien la disfrutó. 
  Si pudiéramos sentir, oler, vivir, experimentar, tan sólo minutos de aquellos años... Seguro que seríamos más sabios y ricos de espíritu.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada